jueves, mayo 17

Una docena de maneras seguras de invertir según Warren Buffe



Creo que no se puede negar que Warren Buffet es un inversor de éxito. Su manera de invertir ha seguido una serie de principios casi inamovibles que a él le han dado buenos resultados. El perfil de inversor, es el de alguien que valora la seguridad por encima de la ganancia. Pero que no se conforma con los intereses de un plazo fijo. Es bastante obvio que muchos de sus consejos de inversión no están al alcance de la mayoría de los mortales, pero hay otros que puede sernos de utilidad y son algunos de los que he escogido para este post. Podéis encontrar una lista más extensa en el libro El Tao de Warren Buffet de Mary Buffet y David Clark, publicado por Alienta.

1. No se puede hacer un buen trato con una mala persona

Si vas a montar un negocio, sociedad o vas a invertir en la empresa de otros, no puedes hacerlo con “malas personas”. Puede sonar naif hablar de malas personas, pero todos sabemos de qué estamos hablando. Y si no puedes confiar en alguien o sientes que esa persona no es tan íntegra como pensabas, huye. Si no lo haces acabará teniendo problemas.

2. Invierte en un negocio que hasta un tonto pueda dirigir…

…porqué algún día lo hará. Hay negocios fantásticos que están basados en el carisma de su líder. Si buscas una manera segura de invertir tu dinero, no lo hagas en productos o servicios que dependen de ese “carisma” pues si un día esa persona no está (y eso sucederá), tu inversión corre peligro.

3. Aprende de la experiencia propia y ajena

Aprender de la propia experiencia es fantástico, pero en materia de inversión resulta caro. Por eso, aparte de aprender de tus propias experiencias, hazlo de las de otros. Estudia casos de éxito pero sobre todo trata de estudiar los casos de fracaso. Observa en que se equivocaron otros  y aprende.

4. Empieza a trabajar en lo que te gusta

Muchas veces nos olvidamos que nosotros mismos somos nuestra mejor inversión. Y algunas personas además, eligen su carrera profesional en función de los beneficios que puedan obtener de su trabajo. Puede llegar a funcionar, pero es un sistema que requerirá de mucha voluntad, pues es tedioso. Y si te falla la “voluntad” te falla el sistema. Sin embargo, si haces algo que te gusta, si te levantas cada día con la ilusión de hacer lo que te apasiona, ya estás ganando. Aquí y ahora.

5. Elige hacer unas pocas cosas bien

Es muy complicado hacer muchas cosas bien y la posibilidad de equivocarte cuando manejas muchas opciones aumenta exponencialmente. Si decides tener una cartera de inversión, está bien que diversifiques un poco pero no excesivamente. Si tienes tu inversión muy diversificada tendrás que tomar muchas decisiones y seguramente acabarás equivocándote. Hazlo sólo si tu perfil es el de inversor agresivo, si no, sigue la máxima de más vale poco y bien que mucho y mal. Lo mismo es aplicable a tu trabajo.

6. Si no vale la pena hacerlo, no vale la pena hacerlo bien

Si has montado un negocio y ves que a pesar de los esfuerzos no funciona, asúmelo y cambia. Hay que ser capaces de distinguir si no funciona porqué no se ha hecho bien o porque realmente no interesa, o no gusta o no merece la pena. Si algo no merece la pena, no pierdas el tiempo en ello.

7. No gastes lo que no tienes y a veces ni lo que tienes

Esta puede parecer una obviedad, pero a la vista de la situación económica se podría decir que es de esas cosas que estaban tan delante de nuestras narices que no las vimos. No estoy hablando de que uno no pueda “comprar algo a plazos” pero sé realista. Plantéate cuánto necesitas eso y cuánto te va a costar pagarlo. No se trata de convertirte en un roñoso, sino de cultivar la prudencia. Tener un cierto colchón financiero te permitirá no tener que tomar decisiones basadas en la necesidad y la urgencia que suelen ser malas.

8. Invierte sólo en aquello que comprendas

Otra de esas obviedades que los hechos te demuestran que no lo son. Si no sabes lo que son las participaciones preferentes o los pagarés, no los compres. Si no entiendes el negocio de ese amigo que te pide una inversión, no inviertas. Si no entiendes lo que te plantea ese que quiere asociarse contigo, no te asocies. Así de simple.

9. Nunca le preguntes a un bárbero si necesitas un corte de pelo

Ten cuidado de quiénes son tus asesores. Si son parte interesada es difícil que sean objetivos. Y si no hay más remedio que sea parte interesada (por ejemplo, el cirujano que te aconseja una cirugía) remítete al punto uno: que sea buena persona.

10. Aprende a tener disciplina

Si te decides a invertir tu dinero de una manera más o menos arriesgada, vas a necesitar disciplina. No puedes actuar impulsivamente o cambiando de criterio a cada rato porque vas a perderlo todo. Necesitas un método y unos criterios, sobre todo para cuando vengan momentos difíciles. Has de saber cuándo comprar y cuándo vender. Cuándo invertir en una empresa y cuándo no hacerlo. Usa la intuición si quieres, pero pásala por el filtro de tu método. Y no cambies de caballo a mitad de la carrera.

11. No es necesario recuperar el dinero de la misma manera en que se ha perdido

Si a pesar de seguir todos estos pasos, te has equivocado y has perdido, recuerda que a veces es mejor asumir el coste del error y no insistir en algo que es obvio que no está funcionando. Trata de no olvidarlo, pues tendemos a querer solucionar los problemas en el mismo nivel en que se han generado y eso no suele funcionar.

12. El dinero no compra la felicidad

A pesar de todos los consejos de inversión dados en esta lista, el dinero no te va a dar la felicidad. Asegúrate de no olvidarlo, pues mucha gente acaba perdiendo de vista el objetivo y convierte el medio, en un fin en sí mismo.
Con estos consejos no tienes asegurada tu inversión, pero por lo menos tienes unas pautas a través de las cuáles puedes hacerte tus propias pautas. Y algunas advertencias para no dejarte arrastar por las emociones en los momentos complicados. Así que, !suerte¡

martes, mayo 15

VENEZUELA LA GASOLINA MAS BARATA DEL MUNDO


Hace unos días me encontré a un amigo y economista en la calle, al verme me cuenta sorprendido que al momento de pedir el precio de una botella mediana de agua mineral, el señor del kiosco amablemente le contestó “son dos tanques de gasolina”. Ambos reflexionamos algunos minutos sobre todo lo que estaba detrás de esta sencilla frase y tiene que ver con el hecho reflejado en último reporte de Bloomberg sobre los precios internacionales de la gasolina: En Venezuela tenemos de lejos la gasolina más barata del mundo.
El reporte de Bloomberg coloca a Noruega, Dinamarca e Italia como los países con precios más altos por un galón (3,785 litros) de gasolina. En Noruega tienes que pagar US$ 9,69 por galón (unos 11 Bs por litro a tipo de cambio oficial), en Dinamarca US$ 9,37 (10,6 Bs por litro) y en Italia US$ 9,35 por galón. En la parte de la tabla están Kuwait en donde pagan US$ 0,88 por galón (1 Bs por litro), en Arabia Saudita el precio está en US$ 0,61 (0,7 Bs por litro) y Venezuela en donde pagamos US$ 0,09 por galón (0,097 Bs por litro).
El tema de la gasolina en Venezuela es otro de tantos que está rodeado de polémica y hasta podríamos decir que hablar de su aumento es una especie de tabú. Muchos abogan a nuestra condición de país petrolero para justificar el actual precio de la gasolina. Pero el asunto se torna complejo porque en realidad y aunque no lo notemos, cada vez pagamos menos por la gasolina.
Como sabemos con Bs 1 de 2005 comprábamos más de lo que compramos con Bs 1 actual, de hecho, ajustando por inflación sabemos que para comprar hoy día lo que comprábamos con Bs 1 en mayo de 2005 tendríamos que desembolsar Bs 4,43. Este fenómeno de pérdida de valor de nuestra moneda hace que cada vez paguemos menos por un tanque de gasolina. Si vamos a una estación de gasolina llenamos un tanque de 40 litros con gasolina de 95 con unos Bs 3,9. En mayo 2005 pagábamos nominalmente el mismo monto, pero como Bs 1 de aquella época vale más que los actuales, lo que realmente desembolsábamos en Bs actuales eran Bs 17 (3,9 x 4,43) por tanque.
Podríamos hacer el mismo ejercicio con el porcentaje que representa llenar un tanque de gasolina de 40 litros 4 veces al mes, con respecto al salario mínimo. En mayo de 2005 el salario mínimo era Bs 405 y para llenar 4 veces al mes un tanque de gasolina nos costaba Bs 15,52, es decir 3,8% de un salario mínimo. En mayo de 2012 el salario mínimo es Bs 1.780 y llenar 4 veces al mes un tanque de gasolina nos cuesta los mismos Bs 15,52, en este caso esa cifra apenas representa el 0,9% de un salario mínimo.
Al no aumentar la gasolina y por vivir en una economía con inflación, cada vez pagamos menos por la gasolina. Ese “beneficio” tiene un costo inmenso para el país, costo que se ve reflejado por el gigantesco subsidio que hay que realizar para hacer que la gasolina cada vez más barata (repito, en términos reales). Es hora que reflexionemos como sociedad si vale la pena ese subsidio, que nos cuestionemos si esos recursos no beneficiarían más redirigiéndolos a otros sectores de la economía. Sí, creo que es el momento que discutamos abiertamente y con altura este tema tan polémico.
TOMADO DE LA WEB
ttp://runrun.es/economia/43576/venezuela-la-gasolina-mas-barata-del-mundo-por-henkel-garcia.html 

lunes, mayo 7

¿CUANDO SE TERMINA EL AMOR?


A veces las mujeres nos obcecamos en ver señales de desamor o de desinterés donde, en realidad, solo hay casualidades o golpes de mala suerte encadenados.
Como somos contradictorias, otras veces no vemos el desamor aunque nos golpee con la puerta en las narices repetidamente porque no podemos prescindir de nuestro amado. Ya se sabe el roce más que el cariño hace la dependencia.

Es el peligro de vivir el amor como si cada día fuera el último o, en el segundo supuesto, de creer que el amor es eterno. Y no... Recurriré de nuevo a Marlene Dietrich y su frase lapidaria para dar una de laspistas de que el amor se ha desvanecido: "Si dices que estarás allí a las siete y llegas a las nueve y él o ella no ha llamado todavía a la policía, el amor se ha ido". Si además de no llamar a la policía cuando llegas dos horas tarde, se molesta porque tú llamaste a la policía cuando él no acude a una cita... ¿Te tenemos que decir qué está pasando?

Pero no es la única pista. Que no conteste tus SMS inmediatamente no quiere decir que vuestro sentimiento mágico haya volado, sino que él también tiene vida. Pero si no responde al teléfono por sistema -y no te devuelva la llamada- y no puede prestarte atención nunca ni te responde a ningún mensaje... El desamor llama a tu puerta.

Si te paseas desnuda con tu lencería sexy y no te dirige ni una mirada, ya tienes otra señal de desamor o de desinterés. Peor sería que te pasearas en público semidesnuda y no se diera cuenta. Y más horroroso aún que se diera cuenta pero que su reacción fuera reñirte. Eso no es amor es posesión.

Cuando te pide más espacio, algo malo aletea en el aire. A no ser que hasta la fecha hayáis sido una de esas parejas siamesas que lo hacían todo juntos y él, realmente, necesite tener tiempo para sí. Tú también lo necesitas, aunque no lo sepas. ¿Te has planteado, seas hombre o mujer, que ese deseo de estar siempre junto a tu pareja puede ser debido a que quieres controlarlo porque en el fondo piensas que puedes perderlo en cualquier momento?
En las relaciones, nada es blanco o negro; existen muchos matices.


Antes, cuando ibas a verle no llevabas ni una pestaña fuera de su sitio, ahora quedáis y llevas TODOS los pelos en su sitio. Seguramente habrá un término medio entre obsesionarte con estar impecablemente hermosa y sentirnos miserables si nos sale un granito o ir por casa con un chandal desastrado y hecha un puercoespín.
No digamos ya si has dejado que vea todos tus horrores tipo depilarte el bigote o las piernas y que escuche toda la galería de sonoridades corporales.

¿Más señales?

- Os echáis de más cuando antes os echabáis de menos.
- Ha pasado tiempo y hay cambios: lo que antes era una cita romántica o una salida divertida, acaba siempre en agria discusión.
- Tienes ganas de verle, pero a los cinco minutos desearías poder echarle de menos otra vez.
- Estás en una situación parecida cuando de repente ya no tiene tiempo para ti, evita quedar contigo, está demasiado ocupado con otras cosas (tiene tiempo para salir con sus amigos, jugar a futbol o jugar con la Wii pero no para quedar contigo), quedáis y en el último momento siempre sale un imprevisto...
- Si deja de ser cariñoso, si evita el contacto contigo y parece ausente o distante, el amor se está desvaneciendo.
Seguro que, en estos casos, puedes percibir cómo, sin querer, cuando te acercas a él se echa ligeramente hacia atrás... Algo casi imperceptible que, sin embargo, percibes aunque no quieras.

- Antes, cuando dormías con él, te apetecía abrazarle. Ahora te planteas pegarle una patada para que se caiga al suelo.
- Los abrazos brillan por su ausencia. Ya no os cogéis de la mano, no te pasa el brazo por encima del hombro. Peor aun si lo hace y das un respingo y un salto.
- Cuando te levantas de la mesa y caminas ya no te sigue con la vista. Vuestras miradas ya no se buscan para encontrarse cuando estáis separados.
- El beso de encuentro o de despedida es como poner un sello en una carta, sin sal ni azúcar ni emoción...
- Cuando tiene una actividad semanal fija, te molesta que no vaya.
- El sexo (si lo hay) se ha convertido en un minué en la que los dos sabéis todos los movimientos que va a hacer el otro. Os desvestís siempre de espaldas, cada uno sentado en su lado de la cama.
- Ya no conversáis, solo os gritáis o solo habláis de temas económicos y organizativos. Cuando la pobreza (mental) entra por la puerta el amor salta por la ventana.
- Has escrito algo, pintado un cuadro o creado un proyecto cualquiera, se lo enseñas y le dirige un vistazo distraído y olvida tus sueños en cualquier rincón.
- Cuando ves parejas que parecen felices, sientes una punzada de celos o nostalgia.
- Vuestro tiempo de ocio lo dedicáis a los amigos. Cuando uno de los dos plantea hacer algo juntos, el otro nunca puede porque está ocupadísimo, está cansado o tiene que ir a...
- La primera persona que llamas cuando te ocurre algo bueno o emocionante o cuando necesitas consuelo... Es siempre otra persona.

Y podríamos seguir...

Sí, todas conocemos estas señales de desamor, pero conviene recordarlas para saber dónde estamos, poner las cartas sobre la mesa y, si el otro no está dispuesto a luchar por la relación de pareja, pero no la abandona por cobardía o comodidad, decir adiós. Ya se sabe, en la vida el signo de puntuación que más cuesta usar es el punto y final. No obstante, es uno de los más útiles.

¿Se terminó el amor?

Si definitivamente tu relación ha terminado y crees que ha llegado el momento de conocer a otra persona, ¡ponte manos a la obra! Sal con tus amigas y disfruta de la vida. La peor forma de superar una ruptura es quedándote en casa. Te proponemos, además, una forma diferente de conocer gente con nuestro servicio "Mi Pareja", una plataforma online gratuita donde te están esperando miles de solteros.