jueves, febrero 28

Perdida


"Yo no buscaba a nadie y te ví"

Fito Páez

Días antes de conocer a DAN sentía que, emocionalmente, lo tenía todo revuelto... un poco frustrada, otro tanto exhausta de tanto intentar hacer funcionar las cosas con Pepe; y en ese estado sólo deseaba concentrarme en mi trabajo y divertirme. Todavía no sé si por "diversión", por costumbre o por pereza; en vez de dedicarme a conocer gente nueva, a parte de trabajar super afanada, volví a salir con dos personas de mi pasado -a ver qué pasaba esta vez- a ambos los conocía desde la universidad... con uno había tenido una relación un poco extraña que jamás etiquetamos como "noviazgo"; mientras que el otro era un eterno pretendiente con quien por Re o por Fa nunca se concretaba nada... y nada y nadie estaba buscando.

Con Raúl había existido por años una especie de chispa que no terminaba de arrancar. Los momentos con él estaban llenos de viajes a la playa, salidas al parque y mil momentos divertidos. Con él no existe esa temida palabra "aburrimiento"; sin embargo me frenaba su situación de padre soltero, me parecía inimaginable mezclar la responsabilidad de criar a un hijo solo y lo complicado de la relación de Raúl con la madre de su bebé, con mi manera de ser (un poco irresponsable, despistada y más). Me pasé en estos ires y venires buscando excusas, pero ahora me doy cuenta que eso fue lo que siempre me hizo correr!

Visto de lejos, no era muy sano de mi parte ocultar esos temores, darle esperanzas a Raúl y luego salir corriendo despavorida... pero días antes de mi primera cita con DAN yo había vuelto a las andadas de salir con Raúl y sin decir palabra quizá darle esperanzas cuando yo no estaba disponible para comprometerme con él ni con nadie, pues a nadie buscaba.

Lo de Gustavo es definitivamente OTRA historia, muy similar a la tortura de Shakira... llenos de diferencias culturales, de maneras de ser, de pensar, de vivir fuimos siempre polos opuestos, agua y aceite. Juntarnos era ver una reacción atómica, y creo que no puede haber nada más peligroso que eso. Tal vez esa fue la razón que nos hizo resistentes a la etiqueta de "novios" por mucho tiempo... aunque él estaba siempre allí como una especie de ángel teñido de rojo siempre dispuesto a ayudarme cuando las cosas se me complicaban. Con Gus aprendí que no todo es como parece, a estar en desacuerdo sin entrar en conflicto, a ser amiga de mis amigos con la razón o sin ella, aprendí que podemos vivir entre el rojo y el azul, el sí y el no, la oposición y el gobierno. Un día Gustavo volvió a llamar, creo que tiene un radar para mis rupturas... yo justamente un día antes de mi cita con DAN tenía un viaje a Paraguaná (por trabajo) y él se ofreció a acompañarme, cosa que al final no sucedió por complicaciones que surgieron y así terminé viajando con el único ser de sexo masculino con quien era honestamente feliz en ese momento, mi querido sobrino.

En ese viaje yo ignoraba que pasaría al día siguiente con mi vida... Ya de noche mientras manejaba de regreso y mi sobrino dormía yo no podía dejar de pensar en esa cita con DAN... recordaba los días anteriores con sus complicaciones, me preguntaba si DAN era realmente tan espectacular como me parecía pues me daba terror hacerme falsas esperanzas y equivocarme otra vez; sin embargo algo en mi corazón me decía que confiara, que dejara atrás la seguridad del pasado y me entregara a vivir lo que la vida me estaba ofreciendo.

Yo no buscaba a nadie, más bien estaba perdida cuando esa mañana de un sábado de septiembre miré a DAN a los ojos y me encontré en la luz que irradian; cuando nos abrazamos a la sombra de un inmenso samán y contuve mis ganas de besar sus labios. Todo se conjugó ese día mágico cuando nos encontramos, los miedos desaparecieron y de pronto todo el pasado y todo el futuro se esfumaron para que existiera sólo ese momento... como si en ese abrazo se detuviera el mundo y no exisitera nadie más para mí en el Universo sino DAN

Yo no buscaba a nadie, estaba perdida y con los ojos cerrados... pero un milagro o simplemente la fuerza del destino condujeron mis pasos hacia el amor, este amor maravilloso que día a día me transforma y logra la mejor versión de mí... No sé por qué me sucedió a mí, ni como salí de esa vorágine... debe ser que, como dicen en el medio oriente, esto era maktub... estaba escrito

1 comentario:

Graciela de Palomas de Papel dijo...

Hola mi Carlita!!!, me parece importante que hayas reflexionado:
Raúl es padre soltero, si lo amas debes hacerlo también con su bebé, aceptar que tiene su mamá y tratar de relacionarte lo mejor posible para el bienestar de todos.
Gustavo...y no habrá podido ser por algo.
Tu descripción del encuentro con Dan, me encantó!!!.
Siempre es bueno, al menos para mí, recordar a las personas que pasan en nuestra vida con cariño, les dejas y te dejan enseñanzas.
Allá vuelan los chuik, chuik y los abracitos bien tiernitos.